Las principales cordilleras

La antigua separación entre la gente que vive en la montaña y aquellas que habitan en los llanos, se expresa en un dicho búlgaro: “El campo da calabazas, la montaña seres humanos”. Más de un tercio del territorio del país está cubierto por montañas, situadas principalmente en las zonas del sureste y del centro del país. Independientemente de su área relativamente pequeña, alrededor de 111.000 kilómetros cuadrados, Bulgaria ofrece una gran variedad de terrenos, paisajes y clima. Esto también incluye las cordilleras montañosas: cada una de ellas tiene sus especificaciones, una combinación única de relieve, paisaje, clima, naturaleza y población.

 

Map of Bulgaria

 

Los Montes Balcanes (La Montaña Antigua, traducción literal de su nombre en búlgaro: Stara Planina(Стара Планина)) se extienden como una línea horizontal a lo largo de todo el país, desde la frontera oeste hasta las orillas del Mar Negro en el este. Una de las cosas por las que estas montañas son famosas, es porque si uno empieza a seguirlas es muy probable que alcances a ver el mar azul después de un largo y complicado camino, atravesando todo el país, con unas fantásticas vistas de los llanos a ambos lados. Aunque no son las más altas de Bulgaria, los Montes Balcanes son conocidos por tener el clima más feroz de todas las montañas del país. Esto ocurre por su acción como barrera natural entre el clima frío continental del norte y el clima más suave del sur de Bulgaria afectado por las masas de aire del Mediterráneo. El resultado es, fuertes vientos, tormentas y lluvias en verano, y ventiscas de nieve en invierno. Pero cuando el tiempo lo permite, todo el mundo puede disfrutar de sus fantásticas vistas andando a través de su alta cresta. El nombre de la Península Balcánica es originario de esta cadena montañosa, cuyo punto más alto (pico Botev, 2.376 m.) lleva el nombre de un famoso poeta búlgaro: Hristo Botev. Uno de los tres parques nacionales de Bulgaria, el Parque Nacional de los Balcanes Centrales, está localizado en la parte central de Los Montes Balcanes.

 

Las Montañas Rila son las más altas, no sólo de Bulgaria, de toda la península Balcánica. Otro poeta las llamó “el gran desierto de Rila”, no por su paisaje, sino por el sentimiento de infinitud y soledad que uno puede experimentar recorriendo sus interminables cumbres. Las Montañas Rila son las sextas más altas de Europa, detrás del Cáucaso, los Alpes, los Pirineos, Sierra Nevada en España, y el monte Etna en Italia. La cumbre más alta es el pico Musala (2.925 m.). Rila ofrece algunos de los paisajes montañosos más maravillosos de Bulgaria, combinación de altas cumbres y lagos de origen glaciar; y es adecuada para largos paseos, y excursiones con raquetas de nieve, de un par de días en invierno. Aquí está localizado el parque nacional más grande de Bulgaria: el Parque Nacional de Rila. El Monasterio de Rila, el más grande de Bulgaria, también está situado en uno de los valles de estas montañas.

 

 

Al sur de las Montañas Rila, están situados los Montes Pirin, con su punto más alto en el Pico Vihren (2.914 m.). La forma de sus crestas es más encrespada y los colores son diferentes, con predominio de sus tonos blancos y grises de las rocas. La labor de los glaciares de hace mucho tiempo se hace más evidente con otras señas: profundos circos glaciares, valles y otros lugares naturales de interés, como el llamado “El potro”, una pequeña brecha de la cresta principal que los turistas cruzan en su camino a través de la montaña. Hay también muchos lagos glaciares, azules y profundos, en el fondo de estos circos glaciares, seguidos de bosques centenarios de coníferas en las partes bajas. Esta cordillera está más cerca del mar Mediterráneo, lo que determina más días de sol y calor al año, comparando con las otras montañas altas del país. El Parque Nacional Pirin se estableció para proteger la naturaleza en estos territorios, hogar del oso pardo, jabalíes, gamuzas y otras especies interesantes.

 

Al este de Rila y Pirin están los Montes Ródopes, la cordillera montañosa más grande del país. Con laderas más suaves, más cercana al mar, esta cordillera es un lugar más acogedor, por lo que ha sido poblada desde tiempos antiguos. Primero por los Tracios, pueblo indoeuropeo que habitó en esta área dejando muchos restos arqueológicos. Luego los romanos, construyeron sus impresionantes carreteras para cruzar las montañas camino a sus conquistas. Los Ródopes han sido los tradicionales pastos de verano durante años, ofreciendo gran cantidad de comida para los animales y un acceso fácil a áreas con un clima más suave, cerca del mar Mediterráneo, cuando cae la nieve. Todavía hay muchos pueblos y aldeas en toda la zona, lo que te da la gran oportunidad de combinar el senderismo con estancias en lugares donde te puedes familiarizar con las tradiciones búlgaras, degustar la gastronomía, y ver la vida cotidiana de la gente del campo. Los Ródopes, con su amplia red de caminos de tierra y senderos, son muy adecuados para el ciclismo de montaña y excursiones a caballo.