Las montañas de Ródope

Alguna gente suele llamarlos “Madre Ródopa”. Estas montañas tienen una imagen totalmente única de la mentalidad búlgara a lo largo de los años. Al contrario de Rila y Pirin, que eran las montañas severas, frías, altas, escarpadas, aireadas, donde es posible vivir sólo en verano, si eres un nómada resistente, pero no durante los inviernos. Los Ródopes, en cambio, a pesar de su clima montañoso y su terreno difícil, se ven como un refugio. Son y han sido, un lugar para esconderse, para pasar tu vida, y para encontrar tu vida. Habitadas desde hace muchos siglos, estas montañas han visto todas las batallas y conflictos que han sucedido en la zona, han visto poblaciones diferentes cruzando su territorio, pero siempre fue más tranquilo y más seguro en las montañas, siempre fue un lugar de protección.

 

Las partes más al sudoeste de los Ródopes tienen unas fantásticas vistas de las montañas de Pirin

Las partes más al sudoeste de los Ródopes tienen unas fantásticas vistas de las montañas de Pirin

 

Estas montañas se habitan desde los tiempos de los tracios, y hoy en día todavía están bastante pobladas. También se les llama “La montaña de Orfeo”. Orfeo es el famoso músico de la mitología griega, el cual tiene orígenes tracios. Fue considerado como el mejor cantante y poeta de la Antigüedad. Se considera que él nació aquí, en estas montañas, como la tribu tracia de los Besos (según Heródoto, historiador y geógrafo griego 484 a. C.- 425 a. C. , eran un clan de la tribu tracia de los Satras, que poseían en las cotas más altas de sus montañas un santuario con un oráculo, dedicado a Dionisio, donde interpretaban las respuestas oraculares del dios. En Estrabón, geógrafo e historiador griego 63 a. C.- 19 a. C. , los besos son descritos, sin embargo, como pueblo dedicado al bandidaje y que eran llamados bandidos incluso por los bandidos) también vivieron aquí. El nombre de Ródopes (conocidos como Ródopa en el pasado) tiene los mismos orígenes ancestrales. Heródoto mencionó estas montañas por primera vez en el siglo V a. C. Según una famosa leyenda tracia, mencionada por Ovidio, Ródopa y Hemus (el nombre antiguo de los montes Balcanes), eran hermano y hermana, que se enamoraron uno del otro. Empezaron a llamarlos Zeus y Hera. Los otros dioses no aceptaron esta relación y los convirtieron en montañas – los montes Balcanes y los Ródopes, que se localizan unos frente a los otros, separados por el valle para siempre.

 

El símbolo de estas montañas es una flor, que se puede ver sólo en esta región – la flor de Orfeo (Haberlea rhodopensis) o planta de la resurección. Es una planta endémica que vive en la península Balcánica y que está protegida. Es conocida por su gran resistencia a la escasez de humedad y se considera que puede volver a vivir después de secarse por mucho tiempo, incluso años.

 

Las excursiones en los montes Ródope, por su gran área, tienen infinitas oportunidades. Los senderos aquí son “más fáciles”, subidas y bajadas más suaves, y no muchas secciones rocosas en los caminos. Hay también muchos caminos de tierra, carreteras sin asfaltar, que conectan los pueblos o aldeas. Los montes Ródope son también estupendos para la bicicleta de montaña. Hay una extensa red de senderos y refugios de montaña, pero no reciben un buen mantenimiento desde la época comunista. El resultado es que algunos refugios están abandonados, otros en condiciones precarias, y también hay senderos que no están en buenas condiciones. Actualmente, la mayoría de los excursionistas prefieren alojarse en pequeñas casas de huéspedes de las aldeas cercanas, en las que además de tener un techo, tienes la oportunidad de experimentar la hospitalidad de los lugareños y probar algunas comidas tradicionales.

 

Hay una vasta red de senderos, algunas de las rutas más famosas de varios días son: la cresta Chernatitsa, la senda Gela-Mugla-Trigrad-Yagodina, la caminata de la cresta de Perelik, o senderismo en el área de Belintash. Uno de los Senderos Europeos de Gran Recorrido cruza la sierra de Ródope – la ruta E8 Rila-Ródope – pero el sendero no está ni bien marcado ni bien conservado. Además, los mapas existentes del área están a escala 1:100 000. Todo esto conlleva a que la orientación en los Ródope sea una tarea un poco delicada, más que en Rila y Pirin. La temporada de excursionismo es más larga que en las montañas más altas de Bulgaria, empieza en marzo-abril, en las partes bajas, o en mayo en las altas, hasta octubre-noviembre. En invierno, las excursiones con raquetas de nieve son posibles entre enero-marzo en las partes altas de los Ródopes occidentales – Gela, la cresta de Perelik, alrededores de Pamporovo, Chepelare, etc.

 

Información adicional:

 

Vista otoñal de la sierra de Ródope

 

Más sobre los montes Ródope – son la 7ªcadena montañosa más alta de Bulgaria. Los montes tienen una estructura muy complicada, una extensa red de crestas separadas por profundos desfiladeros, cubiertos de verdes prados, y los bosques de coníferas más grandes de los Balcanes. Estos montes no tienen el relieve alpino – escarpados picos y lagos glaciares – de las montañas de Rila y Pirin. Es un hecho, que esta área no fue cubierta de hielo durante el último período glacial. A pesar de ello, algunas partes son famosas por sus formaciones rocosas y cuevas, resultado de su estructura kárstica. Las más populares desde este punto de vista son el desfiladero de Trigrad y la cueva de la Garganta del Demonio, y las cuevas Yagodinska y Snejanka.

 

Los montes Ródope son parte de la masa continental más antigua de la península Balcánica – el macizo Rilo-Rodope, que incluye también las montañas de Rila y Pirin, y unas pocas cadenas montañosas más pequeñas. Se extienden en un territorio de unos 15000 kilómetros cuadrados, con 90% de ellos en el territorio de Bulgaria y el 10% restante en Grecia. Esto la convierte en la cadena montañosa más extensa del país, situada en la parte sudoeste de Bulgaria. Geográficamente, las montañas se difunden en dos partes – orientales y occidentales. Los Ródope occidentales son más altos y con mayor extensión (sobre el 66% de todo el territorio) que la parte oriental. El punto más alto es el monte Golyam Perelik (2191 m.), y el segundo es el monte Karluk (también conocido como el monte Orfeo). Ambos se localizan en los Ródopes occidentales, y y son parte de la cresta Perelik, situada cerca de la famosa estación de esquí Pamporovo y del pueblo Gela. El punto más alto de los Ródopes orientales es el pico Veykata (1463 m.), que es parte de la cresta de Gymurdzinski Sneznik. Esta cresta delimita la frontera con Grecia , y Veykata es también el punto más al sur del país.

 

El clima varía mucho, viene determinado por las masas de aire frío del norte y a la vez por el suave clima mediterráneo. En los Ródope orientales las temperaturas medias anuales son 12-13ºC, las precipitaciones máximas son en diciembre, y las mínimas en agosto. En los Ródope occidentales, en cambio, las temperaturas varían entre 5-9ºC y se imponen las lluvias de verano. Hay también, un microclima en algunas áreas, como la ciudad balneario de Devin, donde el clima es muy suave y difícilmente la nieve se mantiene por mucho tiempo, pero sólo a 20 km de allí se localiza la mayor estación de esquí de los Ródope, el centro de esquí Pamporovo, con una seria cubierta de nieve durante la mayor parte del invierno.

 

Aguas continentales – los montes Ródope son ricos en recursos de aguas. Además de los muchos ríos y manantiales, existe una red de embalses, construidos para energía hidráulica – algunos de ellos están conectados por tuberías subterráneas, y acumulan una importante cantidad de agua. Estas estructuras artificiales encajan muy bien en el paisaje, y son destinos turísticos populares. Los embalses más famosos son Krichim, Batak, Dospat y Beglika en los Ródopes occidentales, y Kardzali y Studen Kladenec en los Ródopes orientales. Los manantiales de aguas termales se pueden encontrar en todo el territorio de las montañas, algunos de ellos se utilizan para zonas de recreo, como en las ciudades de Velingrad y Devin, y en pequeños pueblos como Narechen, Beden y otros.

 

La población está mezclada – búlgaros cristianos ortodoxos, búlgaros musulmanes, y musulmanes étnicos turcos – remanentes del pasado, cuando Bulgaria fue parte del imperio Otomano sobre unos 500 años. Hoy en día, los Ródopes son famosos por la hospitalidad de su gente, la integración multicultural y la tolerancia entre las diferentes religiones. A causa de la elevada altitud media, no muchos cultivos pueden sobrevivir aquí – principalmente patatas y tabaco en las partes orientales. La ganadería y la explotación forestal son las otras principales ocupaciones de los lugareños. La minería solía ser la industria más desarrollada en los Ródope, que va disminuyendo más y más en las últimas décadas. Hay muchas aldeas y pueblos extendidos por todo el territorio. Las principales ciudades son Smolyan, Asenovgrad, Dospat, Devin, Velingrad (las dos últimas famosas por sus fuentes termales y balnearios) en los Ródope occidentales, y Kardzali y Zlatograd en las partes orientales. El principal núcleo para viajar en Ródope es la segunda ciudad más grande de Bulgaria – Plovdiv.

 

El patrimonio cultural del área incluye su singular música de los Ródopes (la gaita es el instrumento más popular), sus cantos, bailes, gastronomía, tradiciones, productos artesanales y su lengua, todos ellos exclusivos de la zona. Algunos de ellos todavía se pueden ver durante los famosos festivales anuales de folclore rodope. La zona ha estado habitada desde tiempos prehistóricos – se han encontrado cuevas datadas en el siglo V-IV a. de C. Los artefactos históricos de los tracios se pueden encontrar por todas partes – restos de santuarios, ciudades antiguas, tumbas y demás, pero no todos se han explorado aún. Los lugares más famosos son Perpericón, cerca de la ciudad de Kardzhali, y Tatul, en los Ródope orientales. Hay también restos de fortalezas, pueblos y carreteras bizantinas, junto con fortalezas y monasterios búlgaros – la zona fue objeto de conquistas muy a menudo, y fue parte del reino de Bulgaria o del Imperio Romano de Oriente durante años.

 

La fauna se representa por la mayor población de osos pardos de Bulgaria – se estima que sobre unos 400 ejemplares habitan la zona. En estos territorios se pueden encontrar osos pardos, lobos, corzos, rebecos o gamuzas, y otros mamíferos, donde 15 reservas, algunas de ellas catalogadas por la UNESCO, se han establecido para conservar la naturaleza. La mayoría de las aves europeas de presa anidan en los Ródope orientales, incluyendo los muy raros buitre negro (Aegypius monachus) y el buitre egipcio (Neophron percnopterus).

 

Las verdes laderas de los Ródope cerca del pueblo de Gela

Las verdes laderas de los Ródope cerca del pueblo de Gela