Senderismo por las montañas de Bulgaria en primavera

¡Primavera! Este es el período cuando, por la mañana, puedes estar esquiando en lo alto de la montaña y, por la tarde, nadar y tomar el sol en una piscina al aire libre. Los días se alargan, el sol se pone más fuerte y las temperaturas diarias van subiendo. La gente que no suele salir de la ciudad en abril ya se ha olvidado del invierno y está a la espera de su veraneo en la costa del mar. Sin embargo, la gente a quien le gusta la montaña, espera impacientemente este período cuando la nieve retrocede abriendo espacio al césped verde y a las flores que brotan en las partes altas de las montañas de los Balcanes, Rila y Pirin.

 

La montaña de Pirin a finales de mayo

 

Tendrás que informarte bien qué condiciones climáticas esperar cuando planeas un viaje de senderismo por las montañas de Bulgaria en los meses de primavera: abril, mayo y junio. No importa si sería un solo día de montaña o una semana entera de refugio a refugio. Por supuesto, las condiciones varían cada año, dependiendo también del microclima de cada montaña, así como de la altura mediana de la ruta que planeas hacer. Por ejemplo, a finales de abril puedes dar con unas buenas condiciones de senderismo en los Rodopes, pero si te quieres ir a Rila o Pirin por estas fechas, necesitarás tus esquís o las botas de nieve.

 

Senderismo por los Rodopes y Pirin a finales de mayo/ principios de junio:

 

Aquí encontrarás una descripción breve de las condiciones climáticas y las particularidades del terreno en las cordilleras de Bulgaria en primavera:

 

Abril: Mientras abril es un buen período para practicar senderismo en las partes más bajas de los Rodopes, aún se considera un mes de invierno a más de 2000 – 2200 m. La lluvia en los valles suele pasar a nieve en lo alto, las temperaturas tienen unas amplitudes significativas y las capas de nieve aún no se derriten de verdad. El ciclo de derrite y congelación de la nieve en primavera significa que puedes encontrar hielo y nieve dura por las mañanas y nieve de primavera por las tardes. Los crampones y el piolet te serán imprescindibles en algunos tramos. Las temperaturas relativamente más modestas te descubren la posibilidad de caminar o ir en bici por las montañas más bajas (Los Rodopes del este, las partes inferiores de los Rodopes del oeste, la montaña de Strandzha) que suelen achicharrar el turista en los meses de julio y agosto. Las temperaturas que puedes esperar varían entre 0° y 20° C.

 

La montaña de Pirin el 4 de mayo 2015: el invierno fue nevoso y aún hay mucha nieve en las montañas, es decir, período perfecto para esquiar. Sin embargo, ya hace buen tiempo y en 2 semanas el paisaje cambiará completamente…

La montaña de Pirin el 4 de mayo 2015: el invierno fue nevoso y aún hay mucha nieve en las montañas, es decir, período perfecto para esquiar. Sin embargo, ya hace buen tiempo y en 2 semanas el paisaje cambiará completamente…

 

Spring in the Rhodopes

Primavera en los Rodopes, mediados de abril

 

Mayo: En mayo se pone aún más caluroso, los ríos están llenos por la nieve derretida y en los valles las temperaturas pueden llegar a 30° C. Sin embargo, el tiempo en las montañas es muy inestable, con días de lluvia (a veces varios días seguidos). A más de 2200 – 2400 m aún puede nevar, a veces, más abajo también. Las tormentas de relámpagos son asimismo comunes para el mes de mayo: cortas, pero muy intensas.

 

El pueblo Zlatáritsa, los Rodopes del oeste, 1600 m sobre el nivel del mar, el 1° de mayo. La gente local ya trabaja intensivamente las tierras, mientras la montaña de Pirin (al fondo) está toda cubierta en blanco

El pueblo Zlatáritsa, los Rodopes del oeste, 1600 m sobre el nivel del mar, el 1° de mayo. La gente local ya trabaja intensivamente las tierras, mientras la montaña de Pirin (al fondo) está toda cubierta en blanco.

 

Mientras los Rodopes están totalmente accesibles, ciertas rutas en Rila, Pirin y los Balcanes quedan aún bloqueadas por grandes secciones de nieve y son peligrosas de atravesar sin equipamiento especial. Esto cambiaría hasta el final del mes, cuando en las montañas ya quedarán nada más algunas manchas de nieve hasta finales de junio. Este es el momento en que, tradicionalmente, se organizan viajes a algunas cascadas célebres: Ráyskoto praskalo (“La cascada del paraíso”) en los Balcanes; Skakávitsa (“La saltona”) en Rila, ya que impresionan muchísimo con su estado todo poderoso por el derrite de la nieve. Las temperaturas varían entre 5° a 20° C.

 

Mitades de mayo: los Rodopes del oeste cerca del pueblo Guelá. Aquí llueve, allí hace sol… los caminos son barrosos pero no hay huellas de nieve ya

Mitades de mayo: los Rodopes del oeste cerca del pueblo Guelá. Aquí llueve, allí hace sol… los caminos son barrosos pero no hay huellas de nieve ya

 

Junio: Junio es probablemente el mejor mes para hacer senderismo: ya hace buen tiempo, incluso por la noche; todo está verde y floreciendo en lo alto, quedan nada más algunas manchas de nieve aisladas. Sin embargo, no te olvides de que las manchas de nieve pueden ser muy peligrosas: casi cada año hay gente que resbala (algunos hasta encuentran su muerte) intentando cruzar alguna mancha de nieve en zapatillas. Las tormentas de relámpagos son comunes, especialmente por las tardes. No te olvides de llevar ropa caliente ya que el tiempo puede cambiar bruscamente. Encontrarás muy poca gente por los senderos que no es el caso de julio y agosto. Las temperaturas varían entre 5° y 25° C.

 

La montaña de Pirin en junio: buen tiempo, poca gente en los senderos, pero las condiciones climáticas pueden ser muy inestables

La montaña de Pirin en junio: buen tiempo, poca gente en los senderos, pero las condiciones climáticas pueden ser muy inestables

 

El estado del terreno: el terreno puede ser barroso y resbaladizo a causa de las lluvias y las manchas de nieve que están por derretirse. Algunas caminatas tienen la fama de mantener la nieve tardía hasta el final de la primavera. Se trata de alturas más significativas y exposiciones más sombrías. Cruzarlas sin el equipamiento especial es tomar un riesgo innecesario.

 

La infraestructura: la mayoría de los refugios están ya abiertos pero siempre recomendamos un contacto previo, especialmente si planeas una visita a lo largo de la semana. La mayoría de los teleféricos/ telesillas abren a principios de junio.

 

El equipamiento: si no planificas llegar a las rutas más expuestas donde aún queda una buena capa de nieve, unas botas de verano te servirán para este período, mientras mantienen tu pie caliente, son impermeables y llegan al tobillo. Toma en serio tu protección de viento y lluvia: una buena chaqueta con capucha, impermeable, así como un par de polainas, te vendrán bien. Lleva también suficiente ropa caliente: una chaqueta fina para poner por debajo por las noches en los refugios; un gorro y unos guantes son parte obligatoria de tu equipamiento.

 

Los Siete lagos de Rila a finales de junio

Los Siete lagos de Rila a finales de junio

 

  • Riesgos, asociados a este período del año: existen varias amenazas que se tienen que tomar en serio:
    Peligro de resbalar: siempre da la vuelta a expuestas manchas de nieve, allí donde puedes resbalar e incluso caerte. En la nieve se gana velocidad rápidamente y parar es muy difícil sin (a veces, hasta con) piolet en las manos;
  • Peligro de relámpagos: éste es también un riesgo común con víctimas ocasionales. Las tormentas suelen empezar por las tardes, se desarrollan rápidamente y descargan los relámpagos en los puntos más altos (las crestas y los picos);
  • Congelación: frecuentemente las temperaturas pueden bajar de repente tras un cambio inesperado del tiempo, y, a pesar de que puedes seguir en camiseta en lo bajo, en lo alto de las montañas fácilmente se puede contraer la hipotermia.

Consejos para planificar tu viaje de senderismo en abril, mayo o junio:

  • Consulta estrictamente los pronósticos para evitar las tormentas de relámpagos en lo alto de la montaña;
  • Evita las manchas de nieve o equípate bien para poder pasarlas asegurado (crampones, piolet, cuerda);
  • Prepárate para las mojaduras: tus pies muy probablemente estarán empapados por los ríos llenos de agua; también puede que llueva; es posible que tengas que pisar nieve, etc.;
  • Dispón de un buen protector solar para evitar las quemaduras; protege tu visión de la nieve que refleja una gran parte de los rayos solares: la gorra y las gafas de sol son obligatorias;
  • Ponte en contacto previo con todos los alojamientos;
  • Lleva ropa de abrigo de repuesto, incluso si abajo parece haber llegado el verano ya.  

Si todavía dudas en cómo organizar tu viaje y cuáles de las montañas y de las rutas son apropiadas para ti, ponte en contacto con nosotros.